Once militares murieron y seis resultaron heridos este domingo en un atentado suicida, atribuido a Al Qaeda, contra un campo de la policía militar en Mukalla, en el sureste de Yemen, según un responsable del ejército.

 

"Otros siete cuerpos fueron hallados bajo los escombros", declaró este responsable, aumentando el anterior balance que era de cuatro muertos y seis heridos.

"El atacante suicida era de Al Qaeda", añadió esta fuente.

 

Un atacante suicida resultó también herido, según este responsable, cuando el kamikaze estrelló su coche cargado de explosivos contra la puerta de entrada del campo en Mukalla, capital de la provincia de Hadramut, antes de hacer estallar su carga.

Scroll to top